contraste
Creado: Lunes, 21 Mayo 2018 10:04

Más de 50 cuestionamientos de Personería a licitación de Transmilenio

·Se puede generar un riesgo financiero al hacer dos licitaciones, una para el suministro de buses y otra para la operación. Personería recomendó un solo proceso contractual.
·Sillas perimetrales aumentan el peso en el bus, daño a los vehículos, consumo de combustible y podrían generar riesgo de accidentes a los pasajeros.
·No se conoce una hoja de ruta para salida de flota actual y entrada en operación de los nuevos buses, para evitar un colapso como el del nuevo esquema de aseo.
·Infraestructura de patios y estaciones no está adecuada para biarticulados.


La Personería de Bogotá realizó más de 50 preguntas a la Administración Distrital frente a los proyectos de pliegos de las licitaciones para el suministro de buses y operación de las Fases I y II de Transmilenio.

Los interrogantes tienen que ver con el tema de sostenibilidad financiera, tecnología de los motores, infraestructura para el suministro de combustible, disposición de sillas perimetrales, estado de los patios del sistema, empalme de los operadores, adecuación de estaciones para los biarticulados y procesos de contratación independientes de suministro de buses y su operación.

La primera pregunta es precisamente ¿Por qué se dividió en dos el proceso, uno para el suministro de los buses y otro para la operación y mantenimiento de los vehículos? En los prepliegos no se encontraron especificaciones técnicas de los buses, lo que podría generar el suministro de automotores con unas condiciones técnicas inferiores a las requeridas por el operador, ocasionando mayores costos de mantenimiento y diferencias entre el contratista de suministro y el de operación, pudiendo causar perjuicio al sistema y al por ende al usuario. No queda clara la responsabilidad ante un riesgo financiero. Por eso, la Personería recomendó iniciar un proceso contractual que incluya el suministro, operación y mantenimiento de la flota.

Sillas perimetrales
El anuncio de disponer las sillas en forma perimetral (similar a algunos metros), genera más interrogantes: contrario al metro, en los buses la aceleración no es constante y menos el frenado, lo que podría generar accidentes, especialmente por factores externos como intersecciones viales, invasión de carril, paso de peatones, entre otros. El riesgo para los usuarios se incrementa en comparación con la disposición actual de las sillas.

También se presentaría un aumento de peso en el bus, teniendo en cuenta que se genera un pasillo más grande en el que caben más usuarios, lo que ocasionaría un desgaste acelerado del vehículo, especialmente de la suspensión, elevando los costos de mantenimiento y por ende la tarifa al usuario. Afectarían la malla vial de las troncales (que no se encuentra en óptimas condiciones) lo que representaría mayores costos al Distrito para el mantenimiento de los corredores. Movilizar un mayor peso requiere de más potencia y por consiguiente aumenta el consumo de combustible, lo que cierta manera contradice el “incentivo ambiental”, que promulga la Administración.

A la fecha no se tiene conocimiento si la Entidad ya realizó el trámite de homologación ante el Ministerio de Transporte, a fin de que los biarticulados dispongan de sillas perimetrales ¿ni el momento en el cuál se modificaría el manual de operaciones de Transmilenio? y ¿ni tampoco cuánto tardarían dichos procesos?

Patios del sistema
No resulta claro quién es el responsable de las adecuaciones de los patios existentes y la concordancia de éstos con el POT. Así como de los trámites urbanísticos que se requieren para la realización de las obras. Además, al parecer el espacio sería insuficiente para la nueva flota, conformada en su mayoría por biarticulados.

Proceso de empalme
No es posible evidenciar cómo se realizará el empalme de los nuevos operadores con los actuales. La Personería recomienda desarrollar una hoja de ruta para determinar la forma en la cual se dará la transición de la renovación de la flota, a fin de evitar el colapso del sistema, tal y como sucedió cuando se implementó el nuevo esquema de aseo en la ciudad.

Estaciones para biarticulados
La mayor parte de las 138 estaciones del sistema no cuentan con adecuaciones necesarias para los buses biarticulados, hecho importante teniendo en cuenta que el 70% de la nueva flota sería de ésta tipología. Así las cosas, no se tiene certeza del costo total de dichas adecuaciones ni del cronograma de los trabajos necesarios.

Sostenibilidad financiera
La Personería indagó acerca de ¿por qué no se encuentra un valor base para definir la remuneración del operador? Esta situación puede generar incertidumbre con los rangos de oferta económica. No hay claridad en relación a cuántos pasajeros puede llegar a movilizar durante el contrato ni cuántos kilómetros recorrerá en ese plazo. Indica el informe, que la posible puesta en funcionamiento de la primera línea del metro en 2024 y de la Troncal de la Carrera 7, puede absorber gran parte de la demanda de las troncales de la Caracas y Américas, lo que podría afectar la sostenibilidad financiera del sistema, ocasionando un alza de tarifas para el usuario.

Tecnología del motor
La tecnología del motor a utilizar representará un costo de inversión diferencial para cada tipo de bus, el diésel (Euro V) es el más económico, el de gas le sigue en precio y el eléctrico es el más caro, siendo que las propuestas de tecnologías limpias tendrían mayor puntaje dentro del proceso de selección. Sin embargo, no se tiene claridad respecto a la cantidad de biarticulados con tecnologías limpias que actualmente operan a nivel mundial, y por ende, el desempeño de dichos buses en una operación de gran magnitud como la de Transmilenio, sumado al hecho de la altura de Bogotá, que aparentemente juega un papel desfavorable en el rendimiento de dichos tipos de motores.

Infraestructura para el combustible
La infraestructura existente en los patios está enfocada en el suministro de diésel, pero si hay cambio de tecnología del motor, no resulta claro el costo de la infraestructura necesaria para dicho suministro, (gas natural y electricidad), así como tampoco quién sería el encargado de realizar dichas intervenciones, ni la forma en la cual esta inversión económica se vería reflejada en la tarifa al usuario. De acuerdo con los prepliegos, no necesariamente toda la nueva flota tendría el mismo tipo de tecnología del motor, además, del hecho de que no se está renovando la total de la flota actual del sistema, lo cual daría como resultado un sistema con variedad de combustibles, los cuales demandan una infraestructura especial para cada tipo.

Modificado por última vez en Martes, 22 Mayo 2018 09:27

Más Noticias